Mes: enero 2016

EL NEOMACHISTA. 10 FRASES PARA DETECTARLO

EL NEOMACHISTA. 10 FRASES PARA DETECTARLO

5 mayo 2015 Categoría: Actualidad, Opinión, Sui géneris

Two businessmen with coffee cup looking at woman

En ocasiones resulta muy cansado cargar con la perspectiva de género a todas partes. Cuando se entra en contacto con el feminismo, cuando entra a formar parte de nuestra vida de verdad, cuando se mezcla con nuestra identidad y con nuestra personalidad, pocas veces hay vuelta atrás.

Las gafas violetas nos permiten no solo ver, sino observar, analizar, descubrir, cuestionar, señalar, y sobre todo, explicar. Aplicando la perspectiva de género, descubrimos explicaciones a muchas situaciones y hechos que, aparentemente, no tenían una respuesta evidente:  los puestos de poder, los estereotipos, el canon de belleza, el espacio público, la violencia de género, la brecha salarial y un largo etcétera precisan ser cuestionados y analizados desde la perspectiva de género.

Cuando aplicamos esta perspectiva  a un nivel macrosistémico, lejano y abstracto es más sencillo conseguir consenso, puesto que la desigualdad resulta más evidente y afecta menos (aparentemente) a la vida diaria. Reconocemos fácilmente y aceptamos que es cierto que no tenemos presidentas, que hay un tipo de violencia específica sobre las mujeres, o que las madres cargan con todo el peso de los cuidados. Pero ¿qué pasa cuando aplicamos esta perspectiva a nivel microsistémico, en lo cercano y tangible?Cuando cuestionamos y señalamos el machismo que nos afecta día a día, que está cerca, que forma parte de nuestra vida… es cuando toca lidiar con El Neomachista.

Manel Fontdevila

Hoy en día no es fácil declararse abiertamente machista, puesto que es una palabra que se relaciona con valores no deseados e incluso antiguos. Y eso no es por casualidad, es el fruto de la lucha de las mujeres durante siglos. Por eso el machismo se viste de nuevas formas, es menos evidente y trata de hacerse más sutil, pero su objetivo sigue siendo mantener los privilegios propios del patriarcado.

No es fácil lidiar día a día con El Neomachista. Pero como en muchas ocasiones es más fácil llegar a las personas a través del diálogo sereno, paciente, inteligente e incluso desde el humor, es bueno disponer de un decálogo de detección y respuesta ante sus comentarios. Con ustedes, El Neomachista:

1) Yo no soy feminista ni machista, yo creo en la igualdad: Este es un error muy frecuente producto del desconocimiento. El feminismo es un movimiento que reivindica la igualdad de derechos entre hombres y mujeres. El machismo se conforma por actitudes, conductas y creencias de superioridad del hombre con respecto a la mujer.

2) También hay violencia de género contra los hombres: la violencia de género no se da de la mujer hacia el hombre porque no existe un sistema ideológico y cultural que oprima al hombre, sino a la mujer. La violencia de género se da en la pareja o expareja, del hombre hacia la mujer y tiene sus raíces en el patriarcado, el androcentrismo, el sentimiento de posesión y la idea tradicional de amor romántico. Conforma un fenómeno social que se da en todas las culturas y que provoca sólo en nuestro país 50, 60 ó 70 mujeres asesinadas al año por sus parejas o exparejas. Supone por tanto una situación de emergencia que precisa respuestas educativas, sociales y políticas concretas.

Tuit polémico, machista e innecesario de la cuenta de la Guardia Civil en Twitter.

Tuit polémico, machista e innecesario de la cuenta de la Guardia Civil en Twitter.

3) Existen muchas denuncias falsas: Según la Fiscalía General del Estado, el porcentaje de denuncias falsas en materia de violencia de género es de un 0,018%. Esta cifra habla por sí misma.

4) Eres una feminazi radical: No existe tal cosa. La palabra feminazi ha sido inventada por el neomachismo para demonizar y ridiculizar al movimiento feminista. Esta palabra ha sido utilizada incluso por neomachistas de renombre como Arturo Pérez-Reverte para atacar al feminismo.

feminazi

 

5) El lenguaje inclusivo es una tontería, acabaremos diciendo sillas y sillos: El uso del lenguaje es importante en cuanto que con él construimos nuestro pensamiento y nuestra representación mental. Aquello que no se nombra, no se ve, y lo que no se ve, no existe. Nuestro lenguaje se ha regulado en base a los valores sociales y culturales dominantes patriarcales y androcéntricos, y es por esto por lo que debe ser cuestionado. Utilizar como argumento el femenino y el masculino en cualquier sustantivo es un intento de ridiculizar el lenguaje no sexista, que no tiene fundamento puesto que no hay que diferenciar el género en aquellos sustantivos que no tienen sexo biológico ni género.

6) Sois muy pesadas con eso del feminismo: sí, hay días que nos levantamos y nos da por pelear y reivindicar nuestros derechos y nuestro lugar en cualquier ámbito de nuestras vidas. Incluidos en aquellos contextos y situaciones en los que la desigualdad no es fácilmente apreciable.

micromachismo metro

La ilustración es de Javitxuela, @javi_txuela, que tiene también página de Facebook.

7) No es acoso, es un piropo: un piropo es algo agradable que se dice a la cara de alguien conocido con respeto y con la intención de animar y/o agradar a la persona a la que se le está diciendo o mostrarle afecto. Silbar y/o gritar por la calle a una mujer desconocida algo relacionado con su aspecto, su cuerpo y su ropa es acoso verbal.

Campaña "No me llamo nena" )Madrid 2014).

Campaña “No me llamo nena” (Madrid 2014).

8) Me da igual que sea un hombre o una mujer, lo que importa es la persona: este argumento es muy repetido en organizaciones políticas o sociales cuando se trata el tema de la paridad en listas o en cargos. Por cuestiones relacionadas con la educación, la socialización, los estereotipos y la falta de referentes es probable que el protagonismo, el liderazgo y el poder de las organizaciones acabe siendo masculino. Herramientas paritarias como las listas cremallera fomentan una participación más igualitaria y representativa.

9) También debería existir un día del hombre: el 8 de marzo fue declarado el día Internacional de la Mujer Trabajadora por la ONU en 1975. Conmemora las luchas de las mujeres obreras que reivindicaban sus derechos y la igualdad en la sociedad. Actualmente aún vivimos en una sociedad que oprime a la mujer y en la que la desigualdad en el ámbito laboral, económico, político y familiar sigue siendo evidente, por lo que seguimos peleando y reivindicando nuestros derechos cada día y, en especial, el 8 de marzo.

10) Ya hemos conseguido “la igualdad”: creer que las mujeres ya estamos en igualdad de condiciones en todas las esferas de la vida es un error frecuente. La infrarrepresentación política, la brecha salarial, las mujeres asesinadas por sus parejas, el techo de cristal o el sobrecargo de los cuidados nos indican todo lo contrario: vivimos en una sociedad desigual.

Cuando la perspectiva de género toca de cerca es cuando verdaderamente se evidencia la amenaza a los privilegios, es cuando duele y es cuando el cuestionamiento provoca respuestas a la defensiva de El Neomachista.

Por eso el feminismo molesta; por eso el feminismo, como dice Nuria Varela, es un impertinente que cuestiona el orden establecido. Pero es justo ahí, en la medida en que señala, cuestiona y nos permite explicar incluso las formas más sutiles de opresión, cuando el feminismo se hace necesario para avanzar hacia una sociedad igualitaria. Es por esto que el feminismo es necesario porque nos hace crecer, el feminismo es necesario para ser felices.

app para agenda menstrual

#CopaMenstrual HABLEMOS DEL CICLO MENSTRUAL

image

HABLEMOS DEL CICLO MENSTRUAL

¡Hola! Ya que mis redes sociales se enfocan principalmente en temas femeninos, ¡Hablemos del ciclo menstrual “en arroz y habichuelas”! Antes que nada, les cuento que mi madre y yo siempre hemos tenido muy buena comunicación. No han habido tabús ni temas prohibidos entre nosotras. Siempre que tenía alguna duda, acudía a ella, no a mis amiguitos de la escuela ni a ningún particular. Ya desde temprana edad sabía unas cosas, pero ya más grande, cuando comencé a estar activa sexualmente, quien me orientó de todo fue ella, comenzando por el ciclo menstrual, protección, etc…

Siempre he pensado que no sólo las mujeres deben conocer sobre éste tema, también los hombres. ¿Por qué?
– Simple, hay que conocer de todo, nunca está demás. He conocido mujeres ya adultas que no conocen bien su cuerpo, si su pareja tiene un poco de conocimiento, puede ayudarla. También es bueno que los varones lleven un calendario de cuando su pareja estuvo en su periodo, cuando tuvieron intimidad y demás.

image

¡Comencemos! En nuestro ciclo menstrual hay dos fases: la más importante, que son los primeros 14 días (menstruación/ovulación); la segunda del día 15 al 28 que es cuando nos suceden ciertos cambios que nos hacen sentir como débiles…
Generalmente el ciclo menstrual tiende a ser de 28 días, Pero también puede ser desde 21 y 35 días. En esos días nuestro cuerpo se prepara principalmente para un posible embarazo…

Cuando tenemos nuestra primera regla, los primeros años tienden a ser ciclos irregulares, también antes de la menopausia. Después de esos primeros años de menstruación, el ciclo tiende a volverse regular, lo mismo sucede después del primer embarazo. Como todo, somos individuos, hay algunas féminas que no les sucede así, pero ya eso sería debido a problemas hormonales, obesidad y demás.

¡En esos “28” días tenemos tantos cambios! Cambios de humor, sensibilidad; ganas de sexo, inapetencia sexual… Todo esto es debido a los cambios hormonales, además, por esa misma actividad hormonal es que el endometrio se descama a los 28 días (regla) y se vuelve a regenerar nuevamente.

image

La primera mitad del ciclo, es del día 1 (primer día de la regla) al 14. El acontecimiento más importante es ése, la regla. Lo más común es que dure aproximadamente unos 5 días, aunque es normal que sea de 3-7 días, dependiendo del flujo de cada cual.
La cantidad de flujo menstrual que se suele perder varía muchísimo de mujer a mujer. Para la gran mayoría (yo soy una), los dos primeros días de la regla son los más fuertes, hasta que disminuye y termina.
En esos primeros 14 días, nuestro cuerpo queda inundado por los estrógenos. En esos días el óvulo acaba de madurar y es expulsado del ovario (ovulación). El óvulo comienza un viaje a través de la trompa de Falopio hacia el útero. Si un espermatozoide fecunda un óvulo y ya fecundado se pega a la pared del útero, se inicia un embarazo.

image

Experimentamos ciertos cambios durante el ciclo: La primera semana, las defensas y la energía bajan, ahí es que la regla nos libera de la incómoda retención de líquidos de los días anteriores. Dicen que los últimos días de la regla son ideales para iniciar una dieta, pues se caracteriza porque nos sube la energía considerablemente (nos cansamos menos y rendimos más). Debido al estrógeno, la piel y el pelo se nos ve más bonitos. Cuando la ovulación está cerca, la libido se dispara, es más fácil excitarnos y llegar al orgasmo. Durante esta segunda fase, los cambios que experimentamos es cierta debilidad. En ése período se produce un aumento de la progesterona que empieza a los 2 ó 3 días de la ovulación. La progesterona nos produce nerviosismo, la piel se nos reseca y nos estimula a comer más. Hay que aprovechar esos días para practicar nuestro deporte favorito y quemar, pues hasta que nos llega la regla, la progesterona se adueña de nuestro cuerpo… La cuarta semana o última semana del ciclo, llega el síndrome premenstrual y éste nos puede provocar angustia y decaimiento físico. La acumulación de líquidos puede hacernos engordar un poco y provocar algunas molestias como sensación de pesadez, hinchazón, náuseas o estreñimiento. Ya cuando llega la regla esas molestias desaparecen (¡que alivio, ¿no?!). Ya ahí la regla es el punto de partida al siguiente ciclo… ¡a menos que hayas quedado embarazada! ¿ :O o :) ?

image

¿Cuáles son los días fértiles?
– Las posibilidades que tenemos para quedarnos embarazadas a lo largo de un ciclo menstrual van a variar dependiendo de qué días tengas relaciones sexuales con tu pareja. Y les diré algo que posiblemente las conmocione: todos los días del ciclo pueden ser fértiles para quedarnos embarazadas, incluidos los días de la regla, pues la ovulación puede variar de una mujer a otra, hasta de un ciclo a otro… :/
Lo que sucede es que lo más común es que sean unos días específicos en los que tenemos mayor probabilidad de quedarnos embarazadas. Sobre todo cuando el ciclo menstrual es de 28 días, ahí lo más normal es que la ovulación se produzca, como ya les había mencionado, el día 14 del ciclo. Los días más fértiles incluyen los 3 ó 4 días antes y los 3 ó 4 después al día de la ovulación, es aproximadamente una semana en la que debes cuidarte más de un embarazo no deseado o quedar embarazada (entre el día 10 al 19 del ciclo).

image

image

¿Qué hacer para no equivocarte?
– Como no podemos estar 100% seguras de si nuestro ciclo será exactamente de 28 días o no, si no queremos quedarnos embarazadas, lo mejor es tomar medidas anticonceptivas cuando tengamos relaciones sexuales. Más aún si no se tiene una pareja fija. En esos casos, lo mejor es un método anticonceptivo de barrera (condones) para además de protegerte de algún embarazo, evitar contagios de enfermedades de transmisión sexual. Ya si tienes una pareja estable, puedes acudir a los anticonceptivos hormonales, como lo son la píldora, DIU (T), inyecciones, el parcho, implante. Para todos los anticonceptivos hormonales, consulta con un ginecólogo. Hay algunos de ellos que no funcionan después de cierto peso, o no son la cantidad de hormonas que necesita cada persona individual… En las farmacias también encuentras espermicidas (mata los espermatozoides). Éstos vienen como en supositorios, espuma, esponjas, pero si estás ovulando no es recomendable que los utilices solos, lo mejor es combinarlos con condón para tener triple protección (doble protección anticonceptiva y de enfermedades); hay condones que traen el espermicida ya incluido. 😉 También está el diafragma, es otro anticonceptivo de barrera, al que se le coloca espermicida, pero éste no te protege de enfermedades de trasmisión sexual.

Llevar el ritmo como método anticonceptivo, no es muy seguro por lo que mencioné ya arriba (no tenemos seguridad de los días que tendrá el ciclo)… Hay otro método que se lleva tomando la temperatura basal que aparenta funcionar, pero sólo si se lleva al pie de la letra, pues es algo riguroso; debes dormir bien, hacerlo todos los días a la misma hora antes de ponerte de pie, etc (busca información en internet).

image

image

Tenemos otros flujos además del menstrual:
La vagina está cubierta por una membrana mucosa que es la que se ocupa de mantener la humedad, generando flujo vaginal.
Nuestro flujo puede tener diferentes aspectos -transparente, blanco o amarillento- y la consistencia puede ser muy líquida o muy espesa. El aspecto y cantidad del flujo varían de una mujer a otra y también de un día a otro según la fases del ciclo en la que nos encontremos.
Por lo general el flujo suele ser más abundante y transparente en los días de la ovulación y más escaso y espeso en los días anteriores y posteriores de la regla.
El flujo vaginal es necesario y beneficioso porque evita la sequedad de la vagina, favorece el equilibrio de la flora vaginal, actúa como barrera ante posibles infecciones vaginales, es lubricante natural y mantiene el pH vaginal en equilibrio.
En el embarazo, también aumenta el flujo vaginal y se hace más espeso. La excitación sexual también produce mayor lubricación ya que la vagina se prepara para la relación sexual.
Eso sí, debes prestarle atención al flujo, pues sería uno anormal si produce picor o huele mal. Ahí deberían consultar con el ginecólogo, pues podrían ser a causa de una infección vaginal o en la vulva que puede ser fácilmente solucionada con el tratamiento adecuado.

image

Método anticonceptivo “billing”, dejándose llevar por el moco cervical.

image

Ilustración de como verificar/tocar la cervix

image

Foto cortesía: Helecho Verde

Si ahora te acabas de enterar de como funciona el fascinante ciclo menstrual, es normal que al principio te confundas. Entenderlo bien y acoplarse a llevar anotaciones y conocer todos los mensajes que nos envía nuestro cuerpo, a veces conlleva un poco de tiempo.

Yo he intentado diferentes aplicaciones de calendario de periodo y el que más me ha gustado es el Period Tracker (foto abajo). Ésta aplicación te ayuda a llevar todos los apuntes desde menstruación, días fértiles, hasta métodos anticonceptivos. Si tienes intimidad, tiene la opción de poner si fue o no con protección, si hubo orgasmo, cuántos fueron y lleva una tabla de estadísticas en ése tema. Puedes añadir otras notas, alertas, síntomas/humor y más. Tiene también un foro para discutir diferentes temas con otras chicas… Ha sido el mejor app gratuito que he encontrado para mi gusto, espero también les guste si lo instalan :)
app para agenda menstrual

Creo que todo ha estado bastante claro. Les expliqué todo el ciclo, métodos anticonceptivos, moco cervical, mi app favorito (anuncio no pagado 😀 )… Como les comente hace un momento, se irán acoplando poco a poco. Conozcan bien sus cuerpos, tocalo, exploralo, aprende a reconocer sus señales y todo será luego pan comido.
Espero les haya gustado ésta publicación. Como siempre, gracias por leer. ¡Bendiciones! ❤

image

Foto cortesía: I heart guts

MIOMAS UTERINOS: LAS HERIDAS DE UNA MUJER DESVALORIZADA

MIOMAS UTERINOS: LAS HERIDAS DE UNA MUJER DESVALORIZADA

El Universo bendice a la mujer desvalorizada con el don de dar la vida a través de uno de los órganos más sagrados: el útero, que desde el plano espiritual y energético recibe el nombre de «vida». En el útero poseemos un importante centro de captación de energía femenina que contiene vida, es vida y genera vida, por eso su nombre no podría ser más adecuado. Es uno de los órganos más importante para la mujer en todos los planos y por ello, también es uno de los más delicados física, emocional, psicológica, energética y espiritualmente, porque en él se manifiestan todas nuestras actitudes equilibradas y desequilibradas como mujer. Con el término «mujer» me refiero al desdoblamiento de la palabra en todos los papeles como hembra mamífera: hija, madre, amante, esposa, etc.

Por ser un órgano tan delicado, la mayoría de las mujeres realizamos todos los cuidados médicos posibles para asegurarnos que todo funciona con normalidad, pero en muchos de los casos, en una de esas revisiones médicas aparecen problemas o señales de alarma que nuestro cuerpo nos está enviando, como los miomas uterinos. Surgiendo un abanico de sentimientos negativos como miedo, inseguridad, incertidumbre y preguntas sin respuestas; entre ellas ¿estaré teniendo todos los cuidados necesarios? ¿Qué he hecho mal para que me aparezca un mioma? La cuestión es que esas no son las preguntas adecuadas para comprender que ha sucedido en nuestro cuerpo para generar un mioma. En realidad, ¿las mujeres cuidamos adecuadamente del útero? ¿Tenemos noción de la importancia que el útero tiene en nuestra vida? ¿Por qué no todas las mujeres sufren este tipo de anomalías en su útero?

En muchos casos la mujer se olvida que el cuerpo humano está formado por energía que compone la materia que nos forma. Materia que tiene una alta composición de agua, que a su vez está relacionada con las emociones. Son estas emociones que nutren y alimentan las células de cada órgano de nuestro cuerpo de forma negativa o positiva. Por eso, el útero no solamente necesita cuidados médicos, sino también emocionales y energéticos, puesto que los sentimientos negativos dañan su energía, estructura celular y en última instancia degeneran la materia, provocando alteraciones en su masa: miomas.

La energía del útero debe estar equilibrada, ya que contiene un centro de energía importante que se desequilibra con facilidad con nuestras actitudes, miedos, inseguridades y recelos. Este centro está conectado a la energía de la diosa que crea y sustenta vida en todos los planos, la energía de la feminidad y de la madre. Esta energía no solo se manifiesta en nuestras capacidades como mujeres mamíferas sino también de crear proyectos, sueños u objetivos de vida; en la capacidad de fertilizar una semilla que con amor, dedicación y empeño dará su fruto.

graficoMiomas Pero, ¿qué sucede cuando esa semilla no tiene el alimento adecuado? En muchos de los casos surgen los miomas. El alimento perjudicial para el útero son sentimientos que desvalorizan la energía femenina de creación, maternidad y fertilidad. Clínicamente, sabemos que los miomas son formaciones nodulares que se desarrollan en la pared muscular del útero a partir de una única célula muscular que contiene en su código genético una tendencia para crecer que se transformará en un mioma o tumor benigno.

Dependiendo de su localización reciben diferentes nombres, pero en este caso no es su connotación científica lo que nos importa, ni sus diversos nombres sino ¿qué provoca la aparición de los miomas? ¿Por qué esa célula inicial tiene tendencia a crecer? Médicamente, no saben exactamente cual es la razón por la que aparecen, solo hablan de edades, razas, cuestiones genéticas hereditarias, pero nada en concreto. En cambio, desde la medicina psicosomática y energética es muy simple comprenderlo.

El desarrollo desmesurado de esa primera célula muscular está provocado por un patrón de pensamiento negativo, prolongado durante un largo periodo de tiempo, en muchos casos, incluso hereditario. Pero atención, no es hereditario el mioma, sino el patrón de pensamiento que lleva a que este aparezca.

Existen dos sentimientos principales, que generan el cuadro de aparición de este tumor benigno: desvalorización como mujer y abuso, que se reflejan en todas sus facetas como mujer mamífera. Si la mujer ha vivido en un ambiente en el que su madre, abuela, hermanas, tías o incluso amigas cercanas no tienen una autoestima elevada, la mujer resuena con lo que ha convivido, se alimenta de ello, por eso, posee un porcentaje elevado de posibilidades de heredar un cuadro emocional negativo similar al de las mujeres de su entorno. En este caso un cuadro con dos trazos principales muy agudizados como lo son el sentimiento de desvalorización y abuso, ya que en muchos casos la mujer no tiene noción consciente de que los padece, pero son una pequeña semilla negativa que se ha enraizado en su útero y que alimentan poco a poco un mioma, que también podríamos decir que es un grito desesperado de su útero pidiéndole que cure su feminidad, su energía y capacidades mamíferas, así como el centro energético que genera vida, el propio útero.

Se estima que entre un 40 y 80% de las mujeres en edad reproductiva son portadoras de miomas, afectando sobre todo entre un 20 y un 40% de las mujeres mayores de 30 años. En cambio, son muy raros los casos de miomas antes de la pubertad y después de la menopausia (si existen miomas en esta nueva fase de la mujer, son aquellos que ya portaba, nunca aparecen nuevos). ¿Por qué si están originados por un patrón de pensamiento negativo surgen entre estas edades?
Durante la infancia e inicio de la adolescencia, las niñas alimentan un enorme deseo de crecer, ser mujeres adultas como sus madres para tener una vida libre y formar su propia familia. Por ello observan e imitan actitudes, intentando engañar al tiempo y crecer más rápido; en esta fase de sus vidas, en la mayoría de los casos no existe la presión o preocupación de agradar a alguien, de «estar a la altura», solo de crecer y convertirse en una mujer plena.

Pero el tiempo pasa y llega ese momento, en el cual se da un salto de conciencia y en muchos de los casos surgen las presiones e inseguridades, algunas en el núcleo íntimo o familiar, pero también social. Ya que existe un inconsciente social colectivo femenino en el cual está «estipulado» que la mujer entre los 20 y 35 años, debe casarse, formar familia y tomar las riendas del matriarcado, pero ¿qué sucede cuando las prioridades de la mujer o sus propios ciclos femeninos o kármicos no acompañan el prototipo que el mundo ha establecido para ella?

Lentamente la mujer empieza a sentirse diferente, inferior y desvalorizada, porque el papel principal que la sociedad ha creado para ella como mujer «madre –ama de casa– matriarca de una familia» no están siendo cumplidos. Ahí inicia la semilla para un mioma, que no es más que la manifestación de un conjunto de sentimientos negativos que hieren su centro femenino, el centro que generará la vida de un bebé, preparando así un terreno para recibir un mioma que de forma inconsciente ocupa el mismo lugar que un bebé.

Este mioma es el refugio de todos sus sentimientos de desvalorización como mujer, es su nuevo hogar. Resentimiento, miedo, culpa, tristeza, abuso, etc., forman una masa de desvalorización que en su edad fértil se instala en su útero, porque la mujer se siente incapaz de generar o dar vida. En este caso no está relacionado únicamente con engendrar una nueva vida, sino con dar vida y crear aquello que siempre ha querido. De la mano de la desvalorización vienen la sumisión y el abuso, pues, ya que ella no consigue generar nada, deja que su pareja o personas de su ámbito familiar o laborar abusen psico-emocionalmente de ella, siendo la mujer sumisa a su propia desvalorización.

Toda mujer tiene instinto de creación durante la edad fértil, por eso, cuando la mujer entra en una fase menopáusica también cambia su ciclo energético, es momento de seguir recogiendo los frutos de todo aquello que ha sembrado a lo largo de su vida. El mioma es la semilla no el fruto, por eso, difícilmente aparecen en esta nueva etapa de sus vidas.
La mayoría de las mujeres no conocen su propio cuerpo, mucho menos un órgano tan delicado como el útero, que contiene toda su esencia. A través del centro energético del útero, la mujer co-crea, genera vida o destruye su propia vida con la desvalorización de sus capacidades y cualidades como mujer.

Además es importante acrecentar que muchas mujeres no inician su vida sexual como desearían. Pierden la virginidad por el sentimiento de sumisión al miedo de perder a su pareja, a la que creen que aman incondicionalmente. Pero se olvidan que el amor es libre e incondicional, por lo tanto no tendría que estar condicionado por miedo a ser rechazada o juzgada por seguir el ritmo marcado por su feminidad y ritmos biológicos, no por un cuadro de sentimientos negativos. Por ello, muchas veces las mujeres se aventuran a tener relaciones sexuales cuando no se sienten preparadas, creando un trauma y patrón energético de desvalorización y sumisión, que aumenta un terreno uterino fértil para generar un mioma.

En muchos casos los miomas son asintomáticos, sobre todo en aquellos casos en los que la mujer no quiere sentir, ni el placer ni las heridas emocionales que han provocado el mioma. En estos casos, suele aumentar su tamaño (al igual que sus sentimientos negativos), pero no las señales de que el mioma es residente en su útero. Pero en otros caso, los miomas provocan un cuadro de síntomas notables como: periodos menstruales dolorosos y prolongados, sangrados entre los periodos, necesidad de orinar con frecuencia, calambres pélvicos, sensación de presión en la parte baja del abdomen o dolor durante las relaciones sexuales, son algunos de los síntomas más frecuentes que surgen en las mujeres con los traumas más intensos y presentes en su día a día, mujeres muy sensibles y sensitivas, a las que su cuerpo le da señales del dolor que le provocan sus heridas emocionales y le indican que el mioma es sinónimo de necesidad de curar su feminidad.

Estas situaciones son muy comunes en la actualidad ya que la mujer todavía vive sobre una gran presión de la sociedad y del hombre, que en la mayoría de los casos espera que una mujer sea una «súper mujer» encargada de ser esposa, amante, madre, hija, ama de casa y muchas otras connotaciones dependiendo de la cultura y educación. De forma inconsciente, muchas de ellas, quedan estancadas en un patrón de desvalorización, sumisión y pérdida de su verdadera identidad femenina. Identidad que alimenta y equilibra el centro energético de su útero.

El útero y todas sus cualidades femeninas de creación, debe ser cuidado como un órgano de vital importancia para todas las hembras del planeta.

Yolanda Castillo tomado de http://comunidadconsciencia.ning.com/grupostematicos/lacajadepandora/articulos/miomas-uterinos-las-heridas-de-una-mujer-desvalorizada

#Mujer #CopaMenstrual ORACIÓN PARA SANAR MEMORIAS UTERINAS

ORACIÓN PARA SANAR MEMORIAS UTERINAS Nosotros somos la suma de nuestras generaciones pasadas y todos los errores de nuestros ancentros se ven reflejados en nosotros. Por eso es muy importante elevar y honrar a nuestros antepasados. Según se desprende de la filosofía Taoísta y Budista, “nosotros”, estamos ligados espiritualmente a siete (7) generaciones de antepasados. Esto quiere decir, que si hoy nosotros somos seres con luz, debido al camino que hemos elegido, nuestros antepasados, buscan y necesitan de “esa LUZ”… Cada noche antes de irte a dormir hónrate a ti misma y honra a tus ancestros, sintiendo infinito respeto hacia ellas por venir antes que tú a esta vida… (Colocamos mano derecha en el corazón y mano izquierda en el útero)… Yo reconozco a la niña que hay en mí Yo reconozco a la mujer que hay en mí Yo reconozco a la mujer que es mi madre Yo reconozco a la mujer que es mi abuela Yo reconozco a todas las mujeres que habitan en mí Yo pido perdón a la niña que hay en mí Yo pido perdón a la mujer que hay en mí Yo pido perdón a la mujer que es mi madre Yo pido perdón a la mujer que es mi abuela Yo pido perdón a todas las mujeres que habitan en mí Yo perdono a la niña que hay en mí Yo perdono a la mujer que hay en mí Yo perdono a la mujer que es mi madre Yo perdono a la mujer que es mi abuela Yo perdono a todas las mujeres que habitan en mí Yo agradezco a la niña que hay en mí Yo agradezco a la mujer que hay en mí Yo agradezco a la mujer que es mi madre Yo agradezco a la mujer que es mi abuela Yo agradezco a todas las mujeres que habitan en mí Yo amo a la niña que hay en mí Yo amo a la mujer que hay en mí Yo amo a la mujer que es mi madre Yo amo a la mujer que es mi abuela Yo amo a todas las mujeres que habitan en mí Yo honro a la niña que hay en mí Yo honro a la mujer que hay en mí Yo honro a la mujer que es mi madre Yo honro a la mujer que es mi abuela Yo honro a todas las mujeres que habitan en mí (Hacemos una reverencia, nos inclinamos hacia delante con ambas palmas hacia arriba). “El que no conoce su aldea de origen, jamás encontrará la aldea que busca”

ORACIÓN PARA SANAR MEMORIAS UTERINAS

Nosotros somos la suma de nuestras generaciones pasadas y todos los errores de nuestros ancentros se ven reflejados en nosotros. Por eso es muy importante elevar y honrar a nuestros antepasados.

Según se desprende de la filosofía Taoísta y Budista, “nosotros”, estamos ligados espiritualmente a siete (7) generaciones de antepasados. Esto quiere decir, que si hoy nosotros somos seres con luz, debido al camino que hemos elegido, nuestros antepasados, buscan y necesitan de “esa LUZ”…

Cada noche antes de irte a dormir hónrate a ti misma y honra a tus ancestros, sintiendo infinito respeto hacia ellas por venir antes que tú a esta vida… haz la oración para sanar memorias uterinas

(Colocamos mano derecha en el corazón y mano izquierda en el útero)…

Yo reconozco a la niña que hay en mí
Yo reconozco a la mujer que hay en mí
Yo reconozco a la mujer que es mi madre
Yo reconozco a la mujer que es mi abuela
Yo reconozco a todas las mujeres que habitan en mí

Yo pido perdón a la niña que hay en mí
Yo pido perdón a la mujer que hay en mí
Yo pido perdón a la mujer que es mi madre
Yo pido perdón a la mujer que es mi abuela
Yo pido perdón a todas las mujeres que habitan en mí

Yo perdono a la niña que hay en mí
Yo perdono a la mujer que hay en mí
Yo perdono a la mujer que es mi madre
Yo perdono a la mujer que es mi abuela
Yo perdono a todas las mujeres que habitan en mí

Yo agradezco a la niña que hay en mí
Yo agradezco a la mujer que hay en mí
Yo agradezco a la mujer que es mi madre
Yo agradezco a la mujer que es mi abuela
Yo agradezco a todas las mujeres que habitan en mí

Yo amo a la niña que hay en mí
Yo amo a la mujer que hay en mí
Yo amo a la mujer que es mi madre
Yo amo a la mujer que es mi abuela
Yo amo a todas las mujeres que habitan en mí

Yo honro a la niña que hay en mí
Yo honro a la mujer que hay en mí
Yo honro a la mujer que es mi madre
Yo honro a la mujer que es mi abuela
Yo honro a todas las mujeres que habitan en mí

(Hacemos una reverencia, nos inclinamos hacia delante con ambas palmas hacia arriba).

“El que no conoce su aldea de origen, jamás encontrará la aldea que busca”